Alioli casero con batidora, la receta de mi abuela

Alioli

El alioli proviene de la gastronomía mediterránea y consta de la unión del aceite y ajo. Tradicionalmente, se utiliza aceite de oliva y tantos ajos como queramos potenciar el sabor. También se realiza con mortero pero he querido hacer una adaptación para que esta salsa sea más digestiva ya que he utilizado un único diente de ajo. Si el aceite de oliva te parece fuerte, puedes utilizar aceite de girasol.

La palabra alioli proviene del catalán “all-i-oli” que significa ajo y aceite. Además, tiene numerosos nombres dependiendo del origen: En Aragón se llama ajolio, en la Comunidad Valenciana, Murcia y Albacete se llama ajoaceite…

Podemos utilizarlo como acompañamiento a muchísimos platos: pescados, mariscos, carnes, verduras, fideuás, arroces, patatas… Qué decir que, como amante del ajo que soy, es una de mis salsas favoritas y si pudiera lo añadiría a todos los platos, pero te recomiendo no abusar, ya que luego el alioli puede resultarnos un tanto indigesto.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva
  • Ajo – 1 diente
  • Huevos – 1 unidad (Fresco)
  • Sal
  • Vinagre de Vino Tinto – 1 chorrito (Para dieta Paleo se sustituirá por un chorrito de zumo de limón recién exprimido)

Pasos para hacer este alioli:

  1. En un recipiente alto echamos el diente de ajo sin el corazón.
  2. Echamos el huevo encima, sobre todo ten en cuenta de que tiene que ser fresco y no tiene que romperse al echarlo en el recipiente.
  3. Ponemos la sal encima del huevo. Te aconsejo que pongas una pizca generosa y que no abuses al principio. Si ha quedado soso, al final podemos añadir más sal.
  4. Echamos el doble de aceite de la altura del huevo.
  5. Ahora introducimos la batidora hasta el fondo y batimos a máxima potencia. Durante unos segundos no moveremos la batidora del fondo y cuando veamos que empieza a cuajar, levantamos y bajamos constantemente. Si movemos la batidora sólo introducirla en el recipiente, es muy probable que el alioli se nos corte.
  6. Si vemos que se queda muy líquido, pero no se ha cortado, echaremos más aceite hasta que tenga la textura deseada. Como a mí me gusta denso, he puesto un aceite total de tres veces la altura del huevo.
  7. Para finalizar echaremos un chorrito de vinagre y volveremos a batir. Ahora ya no hay posibilidad de que se corte, así que podemos ir añadiendo sal, vinagre y aceite a nuestro gusto.

¡Espero que te guste!

También te puede gustar

3 comentarios

  1. Querida , ¡eres lo máximo!

    Que Dios te bendiga ricamente por el talento que Él tan generosamente te ha regalado, y por ser de bendición para todos nosotros que tenemos que arreglárnoslas de caminar por este mundo alimentándonos sin…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *