Calamares a la romana sin gluten y sin huevo

calamares a la romana sin gluten y sin huevo

Estos calamares a la romana sin gluten y sin huevo son aptos para celiacos, sensibles al gluten y para alérgicos al huevo.  La diferencia entre este rebozado y el “normal” es que al no lleva huevo, los calamares están envueltos en tempura. Tampoco llevan leche así que pueden comerlos personas con intolerancia a la lactosa y alérgicos a la proteína de leche de vaca. Vamos, que lo mismo nos sirven pa’ un roto que pa’ un descosío. 😛

Es que… ¡Qué ricos unos calamares a la romana ahora que viene el calor! La verdad es que siempre apetecen, pero ahora me da la sensación de que veo a más gente comiendo tapas de calamares en las terrazas de los bares.

Calamares a la romana sin huevo

Creo que así están mucho más ligeros y no quedan grasientos así que son más digestivos. Debajo en el video y en la receta escrita te he dejado un truquito para que no se ablande el rebozado (este truco también sirve para cebolla rebozada, gambas rebozadas…).

Otra idea que quiero darte para que no te aburra comer calamares es el siguiente: puedes añadir a la tempera unas hojitas de perejil, unas semillas, un poquito de ajo en polvo, unas pizcas de eneldo… O cualquier otra especia que te guste. Y si te cansa comerlos solos siempre puedes hacerte un bocadillo de calamares a la romana que está delicioso.

Ingredientes:

  • 300 gramos de harina Mix Sin Gluten de Gallo.
  • 5 gramos de sal marina
  • 300 ml de agua templada
  • Anillas de calamar
  • Aceite de girasol (o de otro tipo para freír)

Pasos para hacer estos calamares a la romana sin gluten y sin huevo:

Comenzamos secando totalmente las anillas de calamar. Cuando las friamos en la sartén no nos explotarán y no correremos el peligro de quemarnos con el aceite hirviendo.

  1. Cuando esté el calamar completamente seco, en un bol introduciremos la harina.
  2. También añadiremos la sal marina y el agua templada.
  3. Mezclaremos bien con unas varillas e introduciremos en la masa de tempura las anillas de calamar.
  4. En una sartén echaremos bastante aceite de girasol. Cuando el aceite esté hirviendo freiremos los calamares por ambas partes hasta que estén dorados. Recuerda que si los cocinas demasiado tiempo quedarán  los calamares duros y chiclosos.
  5. Repetiremos hasta que se hayan frito todos los calamares.
  6. Apunta un truco para que el rebozado quede crujiente: Cuando ya esté frito el calamar, déjalo dentro de un colador de metal en vez de dejarlo encima de papel absorbente. Una vez se hayan escurrido, ya los pasaremos a la bandeja o plato donde vayamos a servir.

¡Espero que te gusten!

También te puede gustar

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *