Tortilla de patatas, la auténtica receta tradicional

Tortilla de patatas

Desde que llevo una dieta SIN, ir a comer a casa de otras personas se ha convertido en un recuerdo del pasado. Pero cuando algún valiente cocina para mí, es de los regalos más bonitos que me pueden hacer (sí, así soy de simple…) Me he dado cuenta de que la tortilla de patatas (sin cebolla) es un plato al que recurren el 80% de las veces y el otro 20% son platos que también llevan patatas o huevos (y yo feliz como una perdiz :D).

No sé si a ti también te pasa este fenómeno extraño en el que toda la faz de la tierra se pone de acuerdo para hacer tortillas de patatas u otro plato que comes en todos los eventos familiares.

La verdad es que siempre me ha gustado la tortilla de patatas, pero sólo la de mi abuela. Su secreto era que dejaba en remojo con leche las patatas durante media hora. Después tuve que dejar de comer cebolla y descubrí las tortillas de patatas de mi tía. ¡MADRE DEL AMOR HERMOSO COMO ESTÁN! Y su secreto es poner unos ajos junto con las patatas.

Yo me he quedado con lo mejor de cada una: las patatas blanditas (confitadas) de la tortilla de mi abuela y poner ajo como en la tortilla de patatas de mi tía. El resultado: ¡bua! ¡bua! pero ¡bua!

Ingredientes:

  • Aceite de oliva suave
  • Ajo – 2 dientes (si tienes intolerancia a la fructosa y/o sorbitol NO los añadas)
  • Huevos – 4 unidades grandes
  • Patatas – 4 unidades
  • Sal

Pasos para hacer esta tortilla de patatas:

  1. Para comenzar pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en láminas no muy gruesas.
  2. En una sartén a fuego fuerte pondremos un dedo de altura de aceite de oliva suave. Pelaremos los dientes de ajo y cuando el aceite empiece a calentarse, los introducimos en la sartén.
  3. Una vez se haya calentado el aceite del todo, introducimos las patatas y salamos al gusto.
  4. Removemos unos minutos y bajamos el fuego a temperatura media.
  5. Iremos removiendo e insertando el agua que ha quedado en la tapa para que las patatas sean blanditas pero doradas.
  6. Cuando ya estén hechas, iremos partiéndolas con el mismo cucharón que las removíamos y retiramos los dos dientes de ajo.
  7. A continuación batimos los huevos en un bol y salamos.
  8. Echamos las patatas en ese mismo bol y mezclamos bien, intentando introducir el mínimo aceite posible.
  9. El aceite que ha quedado en la sartén lo he puesto en otra sartén más pequeña para que la tortilla quede más alta. Aunque si quieres, puedes hacer la tortilla en la misma sartén de antes.
  10. Cuando esté caliente el aceite introducimos la mezcla del bol y le damos forma redondeada en las esquinas apretando poco a poco hacia adentro.
  11. Pasados cinco minutos y se haya cuajado este lado, ponemos un plato encima de la tortilla y le damos la vuelta con cuidado.
  12. Introducimos la tortilla en la sartén con el lado que no está cuajado abajo y volvemos a darle forma redondeada.
  13. Si ves que te sobra aceite, puedes retirarlo con cuidado ya que no nos hace falta y así no queda tan aceitosa.
  14. Para cuajar la segunda cara, yo bajo la temperatura a fuego medio para que termine de hacerse poco a poco.
  15. Una vez hecha sólo queda servir.

¡Espero que te guste!

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *